Entrevista: Isabel Gutiérrez, entrenadora de voleibol de Tordesillas

«La clave para ser buen jugador no se basa en tener mejor o peor
técnica, sino en que te apasione el deporte que practicas»

Enamorada del voleibol y de la enseñanza, Nani lleva 35 años como entrenadora en Tordesillas. Promueve la visibilización de este deporte como uno de los más bonitos y complejos que existen y anima a las próximas generaciones a seguir practicándolo
Equipo juvenil de Tordesillas junto a Nani, su entrenadora

Isabel Gutiérrez Castellanos, más conocida como ‘Nani’, lleva 35 años como entrenadora de voleibol en Tordesillas, municipio del que es natural. Desde sus inicios, este deporte ha sido su pasión y ha visto pasar más de dos generaciones de jugadoras, hasta el punto de que, a día de hoy, prepara a las descendientes de sus primeros equipos. Conoció el voleibol gracias a un profesor de Educación Física, y ahí se dio cuenta de lo mucho que le gustaba este deporte.

Inició su andadura como jugadora en el equipo de Tordesillas, para más tarde irse a un equipo de Huelgas y finalmente volver a sus orígenes. Según explica, siempre tuvo alma de profesora, así que decidió enlazar sus dos pasiones; la enseñanza y el voleibol, y tras realizar varios cursos de entrenador y monitor, unió su futuro a esta modalidad.

¿Siempre has sido entrenadora del equipo de Tordesillas?

Sí, desde que empecé a entrenar siempre he estado en Tordesillas.

En general, ¿cómo ha cambiado el voleibol y los jugadores desde sus inicios?

Ha cambiado bastante. Cuando yo empecé no era tan vistoso. Quiero decir con esto que antes se veía el voleibol en la televisión y mucha gente no lo comprendía, por lo que se han cambiado muchas reglas para que se nos entienda mejor.
Además, antes tampoco había equipos mixtos y ahora sí. Otro de los cambios es el organismo que organiza la competición de voleibol. Cuando era jugadora éramos muchos los pueblos que participábamos -más o menos unos diez-, y entonces lo llevaba la Diputación de Valladolid. Cuando pasé a ser entrenadora también lo organizaban ellos, pero con el tiempo este deporte fue desapareciendo de los municipios y cuando quedamos solo dos con equipos nos tuvimos que ir a Valladolid a la Fundación Municipal de Deportes.

¿Qué diferencias encuentras en la competición entre pueblos y la de colegios de Valladolid?

En Fundación la competición es más seria y se llevan las normas más a rajatabla. Por ejemplo, cuando lo llevaba Diputación muchas veces teníamos que arbitrar los propios entrenadores.

¿Cuáles son las claves para ser un buen jugador de voleibol? ¿Y un buen entrenador?

La clave fundamental es que te guste el voleibol. Que te enamore. Una vez que se te ha metido dentro el bichito lo demás va solo. Y en el caso de los entrenadores es ser amable, cariñoso y responsable.

En Tordesillas tenéis equipos de todas las categorías, ¿cuántos son? ¿Los entrenas a todos tú o hay más entrenadores?

Tengo alumnos desde los 6 hasta los 20 años: dos equipos benjamines, un alevín, dos infantiles, un cadete y dos juveniles. Sí que los entreno a todos, pero cuento con ayuda de mi hijo, que también es entrenador, y de dos delegadas. Sobre todo me ayudan a la hora de los partidos, porque en la Fundación, cuando coincide que cada categoría juega en un pabellón diferente no me puedo dividir,
y entonces van los otros entrenadores.

¿Cómo es entrenar a unos y a otros?

A las pequeñas se las entrena a base de juegos para que entiendan bien las reglas, y con las mayores ya puedes trabajar técnica y táctica.

¿Qué se podría hacer para dar más visibilidad al voleibol y que no se pierda la tradición de este deporte en los diferentes pueblos de la provincia?

Pues con distintas actuaciones para atraer al público y que se interesen por este deporte. Una de las cosas que hacemos en Tordesillas es comprometer mucho a los padres, en el sentido de que organizamos dos torneos, uno navideño y otro de voley playa en verano, en el que juegan padres contra hijos, y ahí se nota mucho el compromiso. Además aquí se pasa la pasión de madres a hijas o entre hermanas, y eso es muy importante a la hora de conocer este deporte, porque si no las nuevas generaciones sólo conocerían aquellos deportes que más aparecen en la televisión.

Publicidad

¿Cómo se construye la confianza entre entrenador y jugador?

En mi caso las conozco desde pequeñas, así que más o menos ya sé por dónde llevarlas y es una ventaja también a la hora de entrenar a unas y otras. Bueno,
las conozco hasta tal punto que entreno a las hijas e hijos de mis primeros equipos. He visto a sus madres casarse, de hecho he ido a sus bodas, y después los he visto nacer a ellos. Y esto es algo que favorece mucho la confianza de cara a cuando se inician en el deporte y cuando van creciendo como jugadores. Pero en general creo que hay que implicarse y tratar de conocer bien a tus jugadores para que se cree ese vínculo.

«Implicarte y tratar de conocer bien a tus jugadores es esencial para crear un vínculo»

A tu modo de ver, ¿qué es lo más difícil en este deporte?

Los inicios. Es muy difícil enseñar a los niños todas las reglas y movimientos técnicos, hay que hacerlo poco a poco, aunque cuando lo entienden ya no se les olvida. Mucha gente se piensa que este deporte se limita a darle porrazos a un balón con los brazos, pero no es solo eso, porque en un campo tan pequeño tienes muchas más reglas y restricciones que en otros deportes más populares y con zonas de juego más grandes, y esa es la parte complicada.

¿Y de ser entrenador?

Hacer que a los niños les guste y atraparlos para que no pierdan el interés.

Cuando las chicas y chicos en el entrenamiento o en el partido están bajas, desconcentradas o enfadadas, ¿qué haces? ¿Cómo se cambia un estado de ánimo negativo en el entrenamiento y el partido?

A base de bromas, diciéndoles bobadas para que se rían y no piensen en sus problemas. La risa les da calma y viene muy bien para que se relajen y se centren en lo que están haciendo.

Y en el caso de aquellos jugadores que no tienen suficiente confianza en sí mismos, ¿qué puedes hacer cómo entrenadora para ayudarlos?

Hay que buscar cómplices entre los alumnos más avispados para que te ayuden a hacer que esa persona se abra.

¿Cómo se maneja a un deportista que no está de acuerdo con tus decisiones?

En mis 35 como entrenadora nunca he vivido esa situación.

¿Cómo es el entrenamiento perfecto? ¿Hay jugadores que necesitan entrenar más que otros o el mismo sistema es eficaz para todos?

Depende de para qué categoría. En el caso de las categorías inferiores sería camuflar la técnica a base de juegos para que vayan aprendiendo poco a poco mientras se lo pasan bien. Y con las categorías superiores hay que trabajar mucho el físico y la técnica, pero sobre todo la táctica de cara a elaborar estrategias para los partidos.
En ocasiones es muy importante individualizar, especialmente con aquellas personas que les cuesta un poco más algún ejercicio. Y esto se hace implicándolos en el entrenamiento, que sean ellos quienes dirijan a sus compañeros o quien se lo explique para que, de alguna manera, sea un reto para ellos y se motiven para hacerlo mejor.